dunas-la-paz-panoramica

Entre el mar y la tierra: Las dunas de arena

Una duna es una acumulación de arena marina producidas por el viento, poseen unas capas muy finas y son dinámicas en su forma y espacio, se mueven y cambian. 

Siempre son asimétricas, la cara que da al viento es convexa y de suave pendiente, la cara contraria es de pendiente más empinada. Avanzan y se mueven empujadas por el viento, y aunque están en el mismo lugar nunca son las mismas, una definición como la vida misma. 

Un dato curioso y con tonos misteriosos son sus cantos. El fenómeno del canto de las dunas fue descrito por Marco Polo y también habló de ello Charles Darwin en su viaje del Beagle. Se trata de un sonido grave alrededor de una frecuencia que es producido por avalanchas granulares que ponen a vibrar la arena, se puede reproducir  en laboratorio y sus análisis espectro acústicos muestran que no se trata de un ruido, sino de un sonido “musical” con frecuencia definida y varios armónicos. La amplitud de los armónicos decae con su orden en un patrón algebraico poco común en la Naturaleza, quizás por ellos muchos oyentes perciben emociones y sentimientos de armonía con la Naturaleza. Solo se escucha este sonido cuando la arena se desliza por sus laderas y cuando el viento provoca avalanchas se oye una especie de “coro”. Interesante, ¿no creen?

En La Paz contamos con este ecosistema de dunas costeras muy cerca de la ciudad,  a 30 min podrás conocer, vivir y divertirte en estas grandes montañas suaves, cambiantes y cantantes. Saliendo por la carretera transpeninsular al norte,  llegarás al entronque a San Juan de La Costa, por esta carretera tomarás una desviación en el kilómetro 4, en donde  un camino de terracería te conducirá al mar y a las Dunas del Mogote.  El camino es maravilloso, cactus con formas extravagantes, árboles y variedad de plantas de desierto te guiaran; correcaminos, lagartijas, liebres, cardenales rojos, amarillos, mascarados, y aguilas pescadoras descansado sobre los cardones te acompañaran de cerca. Al final de este camino podrás ver el maravilloso mar de cortez y del otro lado nuestra linda bahía de La Paz, deberás seguir el camino bordeando la playa hasta que se presenten de frente Las Dunas, no hay pierde, las verás. El atardecer es el momento perfecto para disfrutar de este lugar, la espectacular vista de la ciudad desde lejos, del mar rodeado por montañas coloradas, el cielo plagado de colores al atardecer y las dunas entre el mar y la tierra te harán sentir libre y feliz de estar allí. 

Un plan divertido es deslizarse en tabla por las Dunas, practicar sandboard. No es necesario tener experiencia ni una clase previa, con unas indicaciones rápidas sabras que hacer y sentirás la adrenalina de la velocidad en la arena, tampoco es peligroso y puede practicarse a cualquier edad, las Dunas del Mogote suelen ser medianas o pequeñas perfecto para nivel principiante. No olvides tu traje de baño porque después de subir, bajar  y deslizarse en estas montañas suaves y arenosas  quedarás listo para un refrescante chapuzón en el mar, y abre bien tus ojos y agudiza tus sentidos porque delfines y otras criaturas del mar podrán rodearte mientras nadas o quizá también puedas experimentar y escuchar el canto de las Dunas en un desierto cerca al mar. 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email